Regalar en Navidad: ideas y sugerencias para realizar la tarea sin agobios y con dignidad

Ya casi llegó, la Navidad está “a la vuelta de la esquina” y las vidrieras dan cuenta de ello, además de campañas de marketing digital, cartelería por todos lados y avisos publicitarios en radio y TV. La exposición comienza a crecer hasta el mismo 24 y con altos niveles de saturación, seguramente.

Frente a tus ojos desfilan productos de diversa naturaleza y precios. Todo es oferta y la abundancia genera, muchas veces, apatía. En ese marco y con poco tiempo (seguro tampoco abundan las ganas), podrás comprar regalos originales para esta Navidad con imaginación, paciencia y algunas sugerencias. Aquí van ciertas pistas para buscar y conseguir obsequios diferentes.

Mi primer consejo es armar la lista. Para las fiestas y los cumples que tienen lugar en ese período (vaya momento para nacer, pero no es algo que pueda manejarse tan fácilmente), suelo preparar listados con anterioridad. Más que una pérdida de tiempo, son una verdadera inversión, son mi hoja de ruta. De esta manera, evito olvidos y maximizo el tiempo dedicado a la compra en momentos en que el tiempo suele valer más que habitualmente.

Hago dos listas: la de personas y la de lugares. Comienzo por la de personas y no suelo hacerla alfabéticamente, sino que la ordeno por grupos (familia, amigos, hijos de amigos, compañeros de trabajo y otros). Después pienso en qué le regalaré a cada uno. No siempre puedo definirlo con anterioridad, pero al menos le asigno un rubro a cada persona.

Antes de salir de compras, armo el listado definitivo en función de los lugares y vinculo comercio y personas. De esta manera, dirijo la compra con facilidad. En este último tiempo y atenta a las compras que se vienen, recopilé algunas sugerencias.

Libros. En la actualidad, Escaramuza Libros es mi librería favorita. Tiene de todo, me gusta el reciclaje de esa casona vieja del Cordón, las estanterías altas, los libros tan elegantemente expuestos y la posibilidad, además, de tomarme un café. En Escaramuza hay libros para todas las edades, gustos y bolsillos porque la oferta es muy amplia. En especial, hay algunos rubros muy completos: los libros infantiles (que no están pensados solo para chicos, sino que también son una tentación para los grandes que gustan de libros bien ilustrados), los libros objeto, los cómics y los de cocina. Por supuesto que también hay novelas (y la colección de policiales amplísima), filosofía, cine, música, entre otros temas. Así que con una visita a Escaramuza se pueden resolver muchísimos regalos, casi que como solucionar la lista de todos los obsequios para la Navidad.

Música. En relación con la música, hay dos sugerencias originales, más allá de CD, discos de vinilo e instrumentos. Spotify, la web de música, ofrece tarjetas de regalo para suscripciones al servicio “premium”. Este obsequio con sonidos es ideal para amantes de la música y de la tecnología, ya que permite llevar las canciones y artistas favoritos en una cuenta de Spotify (que puede ser la de Facebook o Twitter, también). Sencillo y eficaz.

Para las despedidas de fin de año o para un regalo musical que se viva en carne propia, Tributos Uruguay es una excelente opción. Son músicos “a la carta” y, como explican en su cuenta de Facebook, son: “una banda creada para interpretar en vivo tus preferencias musicales”. Tributos es un grupo de artistas profesionales que interpreta los temas más importantes de todas las décadas. Pueden ser parte de las despedidas de fin de año o de un toque “a la carta” para alguien que quieras sorprender.

Paladar gourmet. Hace poco, y casi de casualidad, encontré “Choco Maca” en una góndola. Lo dejé pasar porque el chocolate “me puede”, pero volví por ese instinto que me hace husmear en todo y leí de qué se trataba. Me convencí y lo compré. Tanto me gustó, que ahora recomiendo la maca con cacao de Terra Verde, una empresa peruana que vende productos orgánicos de alta calidad. “Choco Maca” contiene maca y polvo de cacao (¡de verdad!). Se puede añadir a la leche, agua, batidos, jugos y a cualquier otro líquido. Yo lo uso en el yogur o con ricota, de esta manera los convierto en mousse (con cuerpo por la maca) y en cheesecake de chocolate amargo, respectivamente. La “Choco Maca” brinda saciedad y sabor. Como es cacao de verdad, hay que cuidar la cantidad. Yo uso mucho menos de lo que se sugiere en el paquete. Esta propuesta tiene escasas calorías, mucho sabor y, según dice el paquete, “al consumir el producto (…) [se contribuye] al desarrollo de las familias, niños y niñas de la subcuenca Alta del Río Cunas de Junín, Perú”.

Objetos, diseños, chucherías y regalitos de diversa índole. Pico Objetos de Diseño vende libretas, jabones y unos bastidores para decorar paredes que son bien singulares. Pico y Kit Creativo brindan regalos que tienen arte, realizados por mano de obra uruguaya. Pasen y vean ambas cuentas (están en Facebook e Instagram) y se enamorarán.

Entre tanta oferta que hay en internet, me encantan las libretas de Aurora Prints & Goods. Ellos diseñan y producen papelería, accesorios y objetos decorativos para el hogar. Se especializan en marmolado y encuadernado artesanal, y les aseguro que los almanaques para 2017 son una verdadera obra de arte. Las libretas son mi perdición y estoy tentadísima con los jarros esmaltados. Las fotos de Aurora Prints son muy cuidadas y mirar sus cuentas en las redes sociales ya es un deleite. También elaboran regalos empresariales, así que son una opción a tener en cuenta con varios propósitos.

Antonina Online Shop se define como una “tienda de cosas lindas” con productos de diseñadores independientes. En Antonina venden materas y bolsos en rafia de vistosos colores y muy resistentes; encantadoras latas para guardar galletitas, té, productos de papelería, etc.; sellos y almohadillas (un regalo para chicos y grandes); botellas de vidrio con inspiradores mensajes para enfriar las limonadas que refrescarán el verano que se avecina. Y hay mucho más, en Antonina hay de todo.

En Sweet & Deco venden artículos de papelería, además de mesas de dulces. Las agendas, los organizadores, los blocs para notas y las hojas de listas son lindísimas, con un diseño muy cuidado y una estética con aires retro, tan de moda en tiempos “vintage”. Las #agendasweet tienen mucho pienso, se los aseguro, y reúnen características deseadas para quienes atesoran este objeto que los acompaña durante todo un año (espiral de alambre forrado en plástico, elástico, sobre, semana a la vista, plancha de autoadhesivos, calendario anual y mensual, anotador de contactos importantes, gastos del mes, eventos del mes, sector “notas”, “lluvia de ideas”, “saqué hora para…”, “presté y me prestaron”, libros para leer, series a seguir y mucho más). Si volviera a usar agenda, esta sería mi opción entre las que ofrece el mercado uruguayo.

Para la cocina. Me gusta Seta Bazar Gourmet porque tiene dos locales, uno en el Centro y otro en Punta Carretas y porque con su pequeño camión han acompañado iniciativas como DGusto Montevideo. El cortador de verduras en rulo,  la minimalista balanza de cocina Joseph Joseph, la amplia gama de cafeteras Bialetti y las de émbolo Bodum son, entre la variada oferta de Seta, productos para sorprender a los amantes de la cocina.

Este listado, inacabado por definición, es la primera entrega de recomendaciones para Navidad porque estoy segura de que los lectores se encargarán de retroalimentar la sección con diversos productos y servicios.

Anuncios

Un café para cada ocasión

 

La web está repleta de reseñas y calificaciones de cafés. Antes de entrar a uno, se pueden revisar los comentarios en la página de Facebook del lugar, también en TripAdvisor y en blogs especializados. En Uruguay, las chicas de Caramelos de Lima relevan las opciones vegetarianas y veganas y Valentina Baccino —licenciada en nutrición— describe los lugares y aporta valiosas sugerencias nutricionales.

Entonces, ¿por qué volver sobre un tema tan trillado? La razón es simple y práctica: en esta reseña aportaré, desde mi vasta experiencia en cafés, para qué ocasión es ideal cada lugar. Se me ocurrió ante varias consultas, pues mis conocidos saben que relevo lugares y me preguntan cuando necesitan uno en especial.

Desde hace un tiempo uso cafés y bares para estudiar. Escribí mi tesis en esos recintos, aprendí a concentrarme y a inspirarme. Lo hacía para aprovechar mejor el tiempo porque en casa cualquier excusa era buena para distraerme: el sillón, la cama, los quehaceres de la cocina. Y fue muy productivo e inspirador, tanto que tengo decenas de fotos de las diferentes ocasiones que publiqué con las etiquetas #tesis, #inspiración, #superación. Incluso, desarrollé una estética particular en esas imágenes que luego acompañaron mi defensa de tesis.

Debo aclarar que, además del café, soy amante del té. Pero no suelo tomarlo en las cafeterías ni bares porque habitualmente ofrecen saquitos. No reniego de ellos, pero puedo prepararlos en casa en donde tengo una vasta colección a la que me referiré en otra reseña. En cambio, el café de bar tiene sus encantos: el vaso, las capas de colores, su sabor tostado, el mágico momento en se amalgaman la leche, el café y la espuma. Cuando el café está bien hecho —es fundamental que lo sirvan con leche descremada o al menos semidescremada— es como viajar a Perú, Brasil, Guatemala, Costa Rica. Sumatra.

En las condiciones antes mencionadas, ofrezco un listado que, por supuesto, es inacabado y muy personal.

Agosto Café (Parque Rodó). En Agosto me encuentro con una amiga porque es estupendo para tomar un rico café y parlotear. Es muy chiquito, así que nunca se me ocurrió desplegar computadora, apuntes, cartuchera, etc.

Bar Luz (Cordón). Es uno de los pocos bares de barrio que quedan en la zona (y me atrevería a decir en Montevideo). Tiene un muy buen café, con leche descremada y servido en vaso de vidrio. También hay wifi y un par de enchufes. Con dos cortados es posible pasar horas de estudio o de trabajo.

Café del Sol (Puerto del Buceo). ¡Un café con una vista espléndida, una de las mejores de la rambla montevideana! El lugar es perfecto para una larga charla de amigas y también una salida romántica.

Café Martínez (Carrasco). Hay cafés de varios lugares del mundo y sirven el “montevideano”: cortado en vaso de vidrio, como a mí me gusta. En ese lugar descubrí que no soy la única con esa obsesión. Tiene mesas en el interior en las que se puede estudiar y trabajar, buena wifi y es bastante tranquilo (aunque a veces la música es muy melosa). Y tiene una terraza preciosa para disfrutar en otoño y primavera, incluso en verano debajo de las amplias sombrillas.

Camelia (Pocitos, no he ido a las sucursales de Ciudad Vieja y Carrasco). Tiene mesas amplias diseñadas para grupos, pues ir a trabajar o estudiar está arraigado en su concepto de negocio. Cuenta con buena wifi, pero el café lo sirven en vaso de telgopor que lo convierte en un atropello. Hay aguas saborizadas y aire acondicionado para hacer frente al calor del verano.

Deli Hyatt (Puerto del Buceo). Es deli como su nombre, es bonito, atildado y chic. El café es muy rico, aunque chico y caro. La wifi no es buena, pero bien vale una charla de trabajo en un lugar con una vista fantástica.

Escaramuza (Cordón). Una amiga, antes de la inauguración, me envió la primicia con esta acotación: “Se eleva el barrio” y ¡cuánta razón tenía! Escaramuza es una librería muy bien equipada en una casona reciclada que despierta el interés de todo el que pasa por ahí. Y el café es muy bello, tiene estilo y ricas opciones. La wifi no es suficiente para trabajar, creo cuando fui con esa intención había varias personas colgadas y tuve que usar mi propia red.

La Pasionaria (Ciudad Vieja). La Pasionaria me gusta porque además del café y restó tiene una tienda de diseño que es un placer (y una tentación). Este lugar es perfecto para hacer una pausa en solitario, un encuentro de pareja o charlar con amigos. Sirven buen café y una limonada riquísima. Tienen wifi, pero no es un lugar al que he ido a estudiar o trabajar porque no está abierto sábados y domingos en la tarde y en la semana cierran temprano.

Sweet House (Pocitos). Solía ir mucho pues fue uno de los primeros lugares con enchufe y wifi. Me pasaba horas en el piso de arriba, cómodamente instalada y con la adrenalina que me aportaba su buen capuchino. En el último tiempo, lo encontré un poco descuidado. Es un café ideal para estudiar y trabajar.

Un Secreto (Punta Carretas). Rico café, buena vajilla y mesas amplias. Un Secreto es uno de mis lugares favoritos. Además, en verano mi tesis se refrescaba con un vaso enorme de limonada. Tienen buena wifi y un ambiente lindísimo.

The Lab Coffee Roasters (Ciudad Vieja). Es un lugar moderno, amplio y decorado con muy buen gusto. Es como viajar al exterior. Son especialistas en café, así que nada puede agregarse acerca de la calidad de lo que sirven. Tienen buenas tazas y decoran la espuma de cortados y capuchinos (¡un primor). Hay mesas amplias así que es un lugar espectacular para trabajar, aunque la wifi no es buena. Me pareció caro y el mayor problema es su ubicación (en una de las zonas más feas de la Ciudad Vieja, además hay que pagar estacionamiento de lunes a viernes).